Diana García Correa: ‘Queremos caminar por la calle tranquilas, sin miedo’

Fotografía de Diana García Correa: ‘Queremos caminar por la calle tranquilas, sin miedo’

No es costurera, pero las telas se han convertido en sus mejores aliadas al momento de crear piezas artísticas inspiradas en la lucha por los derechos de la mujer. Diana García Correa, de 37 años, el martes pasado se convirtió en la sexta mujer en ganar la sexagésima edición del Salón de Julio -Pintura- Fundación de Guayaquil. Pero hace poco más de tres años es una activista que, mediante el arte, levanta la voz contra la violencia de género.

A la pieza ganadora decidió titularla como Cojuda, acepta mi halago, y es que a la artista visual no le agradan los filtros a la hora de hablar sobre las realidades de la sociedad. Algo que queda demostrado en sus creaciones y proyectos: Flaca rica (trío), Yo sí te hago todo, Bomboncito, Probar ese mango (con esta obra ganó el segundo lugar del Salón de Octubre 2018).

“Con el título busco crear ese impacto, eso es lo que viven las mujeres reales en la calle, estas son cosas que recibimos a diario”, añade Diana Gardeneira, su nombre artístico.

La pieza, que forma parte de la exposición abierta hasta el 25 de agosto, está elaborada a base de telas de tapizar muebles, manteles y vestidos que finalmente son plasmados en lienzo. Gardeneira explica que su obra está compuesta por sesenta piezas de ropas femeninas sobrepuestas de manera digital. “luego lo imprimo en un lienzo y encima lo pinto con pintura acrílica, algo de textil y laca. Es una fusión de lo digital y artesanal”, explica.

Según indica, una mezcla de colores para reflejar la diversidad de culturas de las mujeres de todo el mundo. Cuenta que mediante la obra intenta mostrar una especie de armadura “que las mujeres necesitamos para protegernos de manera inútil del acoso en las calles (…) es una composición que se multiplica y se va agrandando porque siempre es culpa de nosotras y nunca del agresor”, agrega la artista ecuatoriana-costarricense.

Sostiene que en la actualidad se vive un cambio de conciencia. “Estamos empezando a abrir los ojos finalmente de algo que ha existido durante todas nuestras vidas (…) hay que entender que no está bien ese tipo de acosos, queremos caminar por la calle tranquilas sin sentir miedo. Me interesa que todos hablemos de estos temas”.

Las telas coloridas de Gardeneira han viajado hasta Argentina y España; donde formó parte de la muestra En qué piensan los artistas en Bilbao Art District 2019 con su obra Flaca rica, la que fue expuesta en el centro de Guayaquil y que en los próximos días estará en Galápagos.

Fotografía: copol.edu.ec
Este artículo fue publicado en la versión digital del diario El Universo del 25 de julio de 2019.

Otros artículos