39 pinturas revelan los signos del tiempo y el alma

Fotografía de 39 pinturas revelan los signos del tiempo y el alma

La muestra del pintor Federico Gonzenbach está abierta en el Museo Municipal. El significado de cada cuadro fue debatido con universitarios y público en general.

En una blanca pared cuelga un átomo gigante abarrotado de colores cálidos y grises que parece no tener fin. La pintura denominada “Estallido cósmico”, es la obra que encabeza la quinta producción pictórica (de 39 cuadros) del pintor Federico Gonzenbach: “Signos del Tiempo”.

En un extremo del cuadro se observa otra imagen que el artista visual guayaquileño atribuye como un encuentro de dos almas, pero esta tiene un singular detalle: una es buena y otra es mala.

Los posibles significados de stas figuras fueron debatidos, hace unos días, en un conversatorio que realizó Gonzenbach en el Museo Municipal de Guayaquil.

A la cita asistieron estudiantes universitarios, artistas y público en general. Según indicó el pintor, las obras están basadas en la premisa de que la mente humana puede traspasar el tiempo y el espacio.

“Cada uno tiene un don e intuición. En estos cuadros se puede ver la esencia del alma propia y están elaborados con colores intermedios y el clásico rojo”, explicó a los asistentes.

Cinco años fue el tiempo que tardó el pintor en la elaboración de esta colección de pinturas, la mayoría de ellas son de dos y tres piezas (trípticos).

Gonzenbach recordó que su hora favorita del día donde aprovechó para realizar los primeros bocetos , fue las 05:00. “En ese momento me levanto en cero y se une la imaginación, tiempo, espacios y todos los sentidos”, precisó.

Otro método de inspiración fue buscar un equilibrio espiritual para liberar las energías y obtener un lenguaje propio. “Soy apasionado, emotivo y siempre he vivido en lugares paradiasíacos, extremos y si los árboles dependen del tiempo para floerecer, yo dependo de mi propio tiempo para cosechar”.

En el marco d ela actividad, los asistentes formularon varias preguntas al artista. Uno de ellos fue Arturo Coello, quien le consultó la relación de los lienzos con obras literarias.

Manuel Cevallos, otro d elos asistentes, resaltó la armonía y combinación de colores de las pinturas. Para el también médico, los cuadros le despertaron emociones y sentimientos y lo calificó como si “hubiera entrado a una iglesia”.

Al finalizar el evento. Gonzenbach realizó un recorrido junto a la audiencia y aprovechó para contar más detalles de sus lienzos.

“Todos los cuadros tienen valores, principios, libertad, amor y fe” agrgó el artista.

Fotografía: Cortesía.
Este artículo fue publicado en la versión impresa del diario Expreso del 20 de septiembre de 2019.

Otros artículos