El artista guayaquileño Luis Reinoso evocó el paro en una ‘firma’

Fotografía de El artista guayaquileño Luis Reinoso evocó el paro en una ‘firma’

La representación de las manifestaciones y protestas del paro nacional de octubre del 2019 de forma “sutil y encubierta” marca la propuesta ganadora de la categoría de pintura de la edición 20 del Festival de Artes al Aire Libre (FAAL).

El artista guayaquileño Luis Reinoso Chiquito se adjudicó el primer premio del certamen y USD 3 000 por ‘Falso abstracto’, una pintura que enfrenta a policías y manifestantes de una protesta, disimulados en los garabatos de “una especie de firma”.

La obra se exhibe desde ayer en el Museo Municipal de Guayaquil, en una exposición de medio centenar de obras ganadoras y destacadas de la categorías de escultura, dibujo y pintura del festival. La muestra permanecerá abierta hasta fines de noviembre para que la gente pueda conocer más sobre los procesos técnicos utilizados en esta ocasión.

“Es como si en un vidrio muy sucio hicieras unos garabatos con el dedo y descubrieras a medias lo que está al otro lado”, contó el artista. Tenía la forma de la composición en mente antes de las movilizaciones, pero las protestas cambiaron el tema de fondo, tras la conmoción social que suspendió por 10 días el propio concurso municipal de pintura.

En los trazos pintados en óleo y acrílico sobre el fondo blanco de dos bastidores se adivina un policía disparando una escopeta, en un bando. En la escena aparece un manifestante encapuchado con una lanza y un escudo artesanal de madera, en el otro.

“El blanco es un símbolo de paz, pero hay toda una guerra, un enfrentamiento en el fondo”, dice Reinoso. El artista también obtuvo el premio Revelación del Salón de Octubre en el 2016. “La idea era trabajar con la sutileza, que sea el espectador el que pueda completar la imagen”, añade.

La muestra incluye el segundo premio de pintura, una obra que parece referir a las demoliciones de bienes patrimoniales (‘Por las mañana ya no tengo a quién cantar’), de Andrea Moreira. ‘Dictamen postcolonial en prácticas de paracuraduría’, que ganó el tercer premio, de César Guale, combina el gesto de dibujar el marco colonial de un cuadro con pegar al lienzo las viejas camisetas del FAAL, recuerdo “tricolor” de las polémicas participaciones del artista en el concurso.

En escultura, el jurado destacó piezas como la de Charlotte Förster, primer premio de la categoría por ‘Vástago’, en la que, según dijo, indaga en la imagen del pilar arquitectónico y en su evolución en la ciudad, desde que manglares centenarios eran talados para pilares y columnas de las casas.

Sobre un cubo de resina y trozos de mangle rojo se levanta la torre que sostiene una columna de concreto, coronada por una mole similar de aluminio. El segundo premio de escultura fue para Mauricio Arévalo por ‘Sos’: una talla en forma de hongo en mármol blanco, negro y roca travertina.

El tercer premio recayó en el tres veces ganador del primer lugar del FAAL, Miguel Ángel Mera, con ‘Procesión’: 50 hombrecillos de yeso formados de pie, doblegados y con la cabeza gacha, con un centauro dorado (cubierto de pan de oro) caminando sobre sus cabezas.

La exposición montada en el Museo Municipal de Guayaquil podrá visitarse de martes a sábado, de 09:00 a 17:30.

Fotografía: Enrique Pesantes
Este artículo fue publicado en la versión digital del diario El Comercio del 01 de noviembre de 2019 en la sección Tendencias.

Otros artículos