Pintura y escultura se fusionan en muestra que se realizará en Guayaquil

Fotografía de Pintura y escultura se fusionan en muestra que se realizará en Guayaquil

Hoy es un día en el que no queremos rosas, ya que es un día de conmemoración por la lucha de derechos humanos, luchamos por nuestra participación justa en una sociedad machista, luchamos por ya no ser invisibilizadas con nuestro trabajo, luchamos por quienes les fueron arrebatadas sus vidas por la violencia. Así lo expresa Diana Gardeneira, una de las siete artistas que forman parte de la exposición La mujer en la pintura y escultura ecuatoriana.

La muestra se realizará desde el 17 de este mes al 4 de abril en la Sala de Artes Temporales del Museo Municipal de Guayaquil. La actividad, que se efectúa en conmemoración del Día Internacional de la Mujer, incluye las ramas de pintura y escultura.

Gardeneira, quien participa con su obra Cojuda, acepta mi halago (primer premio Salón de Julio 2019) espera que el Museo Municipal sea un espacio real de reflexión sobre estas problemáticas actuales. “Que sea un espacio para crear conciencia sobre lo que significa ser mujer en este país”, sostiene la también cofundadora del colectivo ‘La Gallina Malcriada’.

Nadia Tramontana y Valentina Castro, coordinadoras de la exhibición, expresan que la mujer ecuatoriana ha jugado un papel importante en el arte de la pintura y escultura, “de manera nacional” e “internacional, otorgando el valor de la mujer como artista, no solo como musa o modelo”.

Tramontana explica que para la selección se tomaron en cuenta artistas ganadoras de Salón de Julio y Festival de Artes al Aire Libre de distintas ediciones, así como a artistas de trayectoria que han ganado premios internacionales. “Además se tomaron en cuenta las distintas técnicas aplicadas por las artistas en cuanto a pinturas y esculturas con el objetivo de mostrar la variedad de obras que reposan en la reserva y que se han realizado por mujeres a través del tiempo”, añade.

“La mujer es un ser muy valiente –igual que el hombre, claro– que merece ese homenaje porque da mucho siempre sin medida a su familia, a la comunidad… Trata de dar lo mejor de sí”, indica, por su lado, Diana Ponce, una de las expositoras con la escultura Danza de la vida (primer premio FAAL 2004).

Para Hellen Constante, otra de las artistas que conforman la muestra, es “gratificante ver que cada día la mujer tiene más participación en eventos y espacios, donde cumple roles muy significativos, dándole el peso meritorio en el desarrollo de la mujer en la actualidad”.

Constante presentará su cuadro Espectro de una realidad (primer premio Salón de Julio 2001). “La obra se caracteriza por ser un llamado social a la problemática de la mendicidad en la ciudad, promotora de la mediocridad y pobreza”, explica la artista quien en su trabajo rescata la caracterización por la geometría, y la asimetría de las formas y contornos.

En la muestra participan, además, los trabajos de Mayra Silva, con la obra Manuelita sin Gasofa (primer premio Salón de Julio 2010); Pamela Hurtado con Tótem (segundo premio Salón de Julio 1994); Elena Zevallos, con Simbología indoaméricas; y Ángela Echanique, con Venus del Malecón (mención honorífica FAAL 2001). (I)

Fotografía: Archivo El Universo
Este artículo fue publicado en la versión digital del diario El Universo del 08 de marzo de 2020.

Otros artículos