La Crónica de Indias abarca en casi su totalidad el panorama literario americano del siglo XVI, entendiéndose a esta como una relación cronológica escrita en prosa sencilla, donde -incluso a manera de diarios, cartas o comentarios- sus textos exponen el hecho de la conquista hispana en América.

La presente crónica de Lizárraga es importante para conocer los primeros años de la conquista, en ella encontraremos una de las más tempranas descripciones de la ciudad de Santiago de Guayaquil.